top of page

Propuesta Deportiva.

Del que se esfuerza es la victoria.

Introducción

Una mirada a nuestros patios nos muestra un gran número de niños y jóvenes que practican deporte, en torno a él forman grupos, se reúnen regularmente, ponen un gran empeño y se sienten responsables del compromiso adquirido consigo mismos y con los demás miembros de su equipo. La amplia capacidad de convocatoria y formación de grupo y el desarrollo de valores como el esfuerzo, la solidaridad, la disciplina y el trabajo en equipo, hacen del deporte un importante elemento de nuestra propuesta pedagógica.

En la tradición del Colegio Decroly se ha dado desde siempre una importancia singular a la educación a través del deporte. Tanta que esta práctica se ha integrado absolutamente en su propuesta educativa. El deporte es educativo en nuestro colegio porque se halla enmarcado en el Proyecto Educativo de Centro, con unos fines claros y concretos, una estructura definida, más allá de toda improvisación, y está animado por personas vocacionadas, responsables y portadoras de valores.

Educar a través del deporte es todo un reto educativo al que responder.

PRINCIPIOS EDUCATIVOS DE NUESTRO DEPORTE

Cuando en este documento hablamos de deporte escolar nos referimos a la actividad deportiva organizada, practicada por escolares fuera del horario lectivo. El deporte así entendido complementa la educación del aula y contribuye a la formación integral de los alumnos.

Optamos decididamente por concebir y gestionar el deporte como un medio educativo, convencidos de que:

• Ayuda al desarrollo y crecimiento armónico de manera integral. 

• Constituye un ámbito de encuentro y convivencia.


• Contribuye a la socialización de las personas.


• Promueve la creación de hábitos saludables.

• Fomenta la participación y cooperación y ayuda a la cohesión.


• Impulsa a la responsabilidad, a compartir, al trabajo en equipo. 

• Educa en el esfuerzo y la superación de uno mismo.


• Favorece la autoestima.


• Fortalece los lazos afectivos del alumno con su colegio.

El deporte, un medio importante para la educación de actitudes y hábitos

1. La educación integral de todas las dimensiones de la persona es una característica fundamental de nuestra propuesta educativa. consideramos el deporte escolar como un factor importante para la educación integral de nuestros alumnos.

2. Valoramos el deporte como factor de maduración humana, de convivencia, de fraternidad, y como medio excepcional para cuidar la salud, eliminar tensiones, ocupar el tiempo libre, divertirse y propiciar un ambiente de confianza y amistad entre todos. El deporte escolar desarrolla la energía psicofísica, la voluntad de superación perso- nal, la capacidad de afrontar las dificultades, la destreza y resistencia físicas.

3. El deporte promueve asimismo la creación de hábitos de vida saludable, ofreciendo alternativas al sedentarismo y la utilización desenfocada del tiempo de ocio.

4. El deporte educa valores sociales como la participación de todos, el respeto a los demás, la cooperación, la pertenencia a un grupo, la sana competitividad, el trabajo en equipo, la expresión de sentimientos, la responsabilidad social, la convivencia, la lucha por la igualdad, el compañerismo y la preocupación por los demás.

Un deporte adecuado al desarrollo evolutivo del alumno

5. El deporte colegial deberá ir en consonancia con el desarrollo del alumno, adecuando los esfuerzos a la edad, procurando que la carga de entrenamiento sea siempre la adecuada e introduciendo progresivamente la competición como medio de aprendizaje y elemento educativo. Los alumnos de nuestro colegio no han acabado aún su desarrollo corporal. Por ello, el deporte escolar no deberá implicar esfuerzos que excedan su capacidad.

En nuestra cultura 
del exceso tendemos a
 ver el límite como un enemigo de la vida. El deporte nos enseña que, sólo aceptando los propios límites y luchando por superarlos, podemos realmente disfrutar.

6. El colegio iniciará a sus alumnos en la práctica multideportiva en los primeros años de escolarización, en estrecha relación con el área de Educación Física, y enseñando progresivamente las habilidades y destrezas básicas necesarias para la práctica de los deportes colegiales más comunes.

 

 

Deportistas que se esfuerzan por competir sanamente

7. Inculcamos a nuestros deportistas el sentido del esfuerzo, la entrega, la perseveran- cia, la confianza en uno mismo, la capacidad de superación... Valores intrínsecos en lo que es la disciplina deportiva, que exige seriedad en los entrenamientos, confianza y obediencia al entrenador, respuesta positiva a los compromisos adquiridos, dominio de sí, todos ellos factores educativos de primer orden y una exigencia de pertenencia a los equipos del colegio.

8. Queremos deportistas que sean buenos competidores, que jueguen y entrenen siempre con la máxima intensidad. Deberán esforzarse por jugar lo mejor posible y tratar de alcanzar la victoria, pero habrán de entender que ésta no es lo único importante. Damos la máxima importancia a la educación en la lealtad y en el sentido de equipo, a la paciencia, a la modestia en los triunfos, a saber perder.

9. En nuestro deporte es más importante la progresión en el aprendizaje y la formación que la victoria, dejando en segundo plano el resultado en las competiciones. Éste lo utilizaremos fundamentalmente como factor motivador de la práctica y como medio para seguir aprendiendo.

 

El deporte ha de ser compatible con otras actividades

10. Los deportistas tendrán que saber conjugar la dedicación al deporte con otras actividades: el estudio, actividades culturales, de ocio... El colegio procurará hacer compatibles todas las actividades que proponga y educará al alumno para que realice una programación personal que le permita cumplir con todos sus compromi- sos. Si ello no fuera posible, colaboraría con la familia para enseñarle a discernir prioridades.

En este sentido es importante saber armonizar los estudios con el deporte. Absolutizar éste en detrimento de aquéllos, así como privarle de la actividad deportiva a causa de los estudios, va en perjuicio del propio alumno.

Un buen proyecto educativo incluye intervenciones muy diversas en una única dirección. El “sueño de persona” que el educador quiere transmitir al niño o al adolescente lo puede llevar a cabo en una clase de matemáticas, en un grupo de tiempo libre, en una tutoría, en una charla en el patio,... o en
 un entrenamiento.

 

 

Entrenadores comprometidos y conscientes de su misión de educadores

11. El entrenador es, ante todo, un educador. Cuida el aspecto humano y educativo de su función, fomentando entre sus jugadores la amistad, la disciplina, la entrega y el respeto a las personas y a las normas deportivas. Se preocupa de cada uno de los jugadores de su equipo y procura que jueguen todos, especialmente en edades tempranas, el mayor tiempo posible. Enseña a jugar bien en su especialidad y exige, empezando por sí mismo, asistencia, puntualidad, esfuerzo y seriedad en los entrenamientos.

12. Conscientes del valor educativo del deporte y de la influencia que ejercen sobre sus jugadores, alumnos de nuestro Colegio, cuidamos la formación de los entrenadores. 

Creamos asimismo una estructura que garantice el seguimiento y la formación de antiguos alumnos deportistas como futuros educadores deportivos.

Padres que colaboran en la educación de sus hijos a través del deporte

13. Informamos a los padres de los alumnos de la actividad deportiva del colegio y les animamos para que, de acuerdo con los criterios y objetivos señalados en este documento, colaboren en sus aspectos educativos y organizativos y motiven a sus hijos en la práctica deportiva.

El deporte es un magnífico espacio donde educar, donde crecer y donde transmitir un sueño, es un lugar donde entablar una estupenda relación entre educador y educando que traspase la tarea inmediata de preparar un partido, para aterrizar en otras dimensiones de 
la vida.

bottom of page